LAS NINFAS

Suelen ser loros bastante agradables en relación a los sonidos que emiten, los machos cantan y es la gran diferencia entre hembra y macho, puesto que las hembras no cantan. Una manera de diferenciar también la hembra del macho es, una vez pasada la primera muda y dependiendo de la variedad de color que sea, si presenta marcas negras bajo las plumas de las alas y cola, es hembra, si presenta una coloración lisa, uniforme, es macho.

Son loros bastante pacíficos, más simples y fáciles de entender, cariñosos, mucho mas asequibles en todos los sentidos, aptos para casi todo el mundo, siempre y cuando seamos consecuentes de lo que acarrea adquirir una mascota en especial que sea loro y las obligaciones y atenciones que estas conllevan.

Hay una amplia variedad de colores y combinaciones de estos en las ninfas.

Se pueden adquirir estos loros o bien criados a mano (papilleros) o bien criados por los padres. Según para que fines obtengamos el loro, se recomienda adquirirlo criado a mano o criado por los padres. Si lo que queremos es un loro como mascota, papillero es la mejor opción, (y a ser posible ya emancipado en caso de no tener bastante experiencia para empapillar nosotros mismos, puesto que hacerlo sin los debidos conocimientos y experiencia supone un gran riesgo para el loro, en este proceso donde se corren bastantes riesgos ) y si lo queremos para destinarlo a la cría, lo aconsejable son criados por los padres. No obstante, un loro joven criado por los padres también puede ser buena mascota si se le adiestra desde bien pequeño y se sabe ser prudente y paciente, y un loro criado a mano también puede ser destinado para la cría.

 

 

Despues de esta breve explicación os mostramos nuestras parejas de ninfas, una pareja formada por macho carablanca x hembra lutina y la otra pareja macho arlequin perlado x hembra lutina perlada.